Home

La regeneración urbana está recibiendo un impulso decidido desde el Gobierno Central, y prueba de ello es la Conferencia de Alto Nivel sobre Sostenibilidad Urbana y Regeneración Urbana Integrada en Europa, celebrada en Madrid, dentro de la agenda de actos vinculados a la Presidencia Española de la Unión Europea durante el primer semestre de 2010.

En la inauguración de la misma, Don Marcos Vaquer Caballería, Presidente de SEPES, resumía así el necesario cambio de rumbo en el desarrollo urbano español:

 

“La del urbanismo español contemporáneo es una historia desarrollista, volcada sobre todo en la creación de nueva ciudad. Sin duda, el crecimiento urbano sigue siendo necesario, pero hoy parece asimismo claro que el urbanismo debe responder a los requerimientos de un desarrollo sostenible, minimizando el impacto de aquel crecimiento y apostando por la regeneración de la ciudad existente”.

 

Las palabras introductorias que acabo de pronunciar no son mías, sino del Preámbulo del Texto Refundido de la Ley de Suelo de 2008. Con ellas, el legislador español impulsaba un cambio de ciclo histórico ya incipiente y en todo caso necesario en la gestión urbana en España: de la urbanización masiva a la regeneración urbana integral. Un cambio, por cierto, que la Unión Europea venía postulando desde antes a través de iniciativas tales como la Estrategia Territorial Europea o la Estrategia Temática para el Medio Ambiente Urbano.

 

Desde entonces, el impulso estatal al cambio de modelo ha sido constante: a la Ley de Suelo se han sumado el nuevo Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012, que dedica casi la mitad de sus objetivos a la rehabilitación de viviendas y edificios y la renovación urbana, y el Proyecto de Ley de Economía Sostenible, que dedica asimismo un entero capítulo a esta materia. Es decir, en los tres últimos años se están sentando las bases de un fomento firme y estable de la rehabilitación de edificios y la renovación urbana en España.

 

Y, sin embargo, queda mucho por hacer: porque la renovación urbana integral es gestión de la complejidad. Complejidad en el objeto de las actuaciones, que deben atender no sólo a las carencias ambientales sino también a la regeneración socio-económica de las áreas y barrios en los que se interviene. Complejidad social, económica y jurídica también, porque hablamos de actuar en áreas en las que hay muchas preexistencias que condicionan el margen de acción: hay mucha población residente y actividad económica, hay edificios que pueden merecer una protección por su valor cultural, hay una gran fragmentación de derechos reales y personales afectados.


Esta complejidad ha funcionado hasta ahora como un inhibidor de la iniciativa: era más fácil ocupar y transformar suelo rural que intervenir sobre el suelo urbano. Hoy, sin embargo, las nuevas reglas y ayudas públicas deben servir de acicate para que la iniciativa, tanto pública como privada, vuelva su mirada a la ciudad ya existente.

 

El Gobierno Central ha tomado por tanto la iniciativa, y va allanando el camino, desarrollando un marco legislativo favorable para el desarrollo de estos procesos de regeneración urbana, y trabajando en proyectos piloto a través de las entidades públicas, fundamentalmente el SEPES. 

Pero claro, no debemos olvidar que la legislación urbanística es competencia exclusiva de las Comunidades Autónomas, tal y como las diversas Sentencias del T.C. han reafirmado, y la aplicación de las mismas, o lo que es lo mismo, el desarrollo del urbanismo en sí, es competencia municipal. Por ello, si bien es evidente que unas políticas desde el Gobierno Central que apuesten “por la regeneración de la ciudad existente”, es enormemente positivo, es tarea de cada uno de los Ayuntamientos afrontar la complejidad que implican este tipo de intervenciones.

Este blog nace, por tanto, con la idea de recopilar experiencias de regeneración urbana en los diferentes municipios de España donde se estén desarrollando proyectos de estas características, haciendo hincapié en su desarrollo y gestión, puesto que, tal y como el Presidente de SEPES define, la “renovación urbana integral es gestión de la complejidad”, y por ello es importante conocer los avances y las buenas prácticas que se van desarrollando en cada caso.

Es importante señalar la importancia de una gestión ágil en el desarrollo de los planes y proyectos de regeneración. De poco sirven planes especiales de reforma, proyectos de renovación de cascos históricos, etc… que quedan en los cajones de las oficinas técnicas municipales por las dificultades surgidas durante su gestión.

El éxito de algunas actuaciones fruto de la colaboración público-privada, obliga a explorar con profundidad esta posibilidad como herramienta que permite aunar las fortalezas del sector privado con la necesaria intervención de la administración.

Espero que con el tiempo, este blog aporte su grano de arena a técnicos y políticos locales y a ciudadanos en general, en el necesario proceso de comprender mejor la necesidad de la regeneración urbana de nuestras ciudades, y a encontrar mecanismos para mejorar su desarrollo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s